Cómo proteger las cintas (tapes) y su valioso contenido

La duración de una cinta (tape) puede superar los veinte años o los 5000 ciclos de “carga/descarga”, unos resultados impresionantes para un soporte magnético. A pesar de estas cifras, los cartuchos de las cintas deben almacenarse correctamente o se desgastarán muy rápido y las cintas podrían dañarse en tan solo unos meses.

A continuación mostraremos algunas reglas sencillas para proteger las cintas y su valioso contenido: los datos.

1. Mantened la cinta en sus estuches de plástico

El polvo y la suciedad dañan las cintas; mantenerlas guardadas en sus estuches de plástico cuando no estén en el disco las protegerá.

No las manipuléis directamente con las manos y colocadlas en un entorno limpio. Además, no se deben guardar en horizontal.

2.Temperatura y humedad

Los cartuchos de las cintas durarán más tiempo si se almacenan establemente en un entorno frío y seco, manteniendo la temperatura por debajo de los 23° y la humedad por debajo del 70 %.

Las cintas deben estar protegidas de la luz solar directa y del aire caliente.

3. Campos magnéticos

Los campos magnéticos pueden dañar los datos escritos en la cinta. Los motores eléctricos o los monitores antiguos producen campos magnéticos potentes. Proteged vuestras cintas de los equipos electrónicos y mantenedlas alejadas de estos, preferiblemente en un estante de metal con puertas: la jaula de Faraday las aislará de los campos magnéticos.

4. No las mováis con mucha frecuencia

Cuanto menos mováis una cinta, más durará. Cuando tengáis que mover las cintas a una nueva instalación, deberéis darles tiempo (24 horas) para que se aclimaten al nuevo entorno.

5. Verificad los datos periódicamente

Es lo más práctico y puede ahorrar mucho tiempo en caso de producirse un desastre.

Share: Facebook Twitter Linkedin

Comments