Cómo elegir políticas de retención de datos

Las políticas de retención de datos suelen subestimarse. Una copia de seguridad no tiene mucha utilidad si no se pueden recuperar las versiones anteriores de los archivos protegidos.

Pensemos en un error humano o un borrado accidental, son problemas que pueden descubrirse después de varios días, y poder “volver al punto anterior” es algo vital.

Además de esto, Cryptolocker, y en general los ransomware, siempre están al acecho, y también en estos casos descubriremos demasiado tarde que muchos datos importantes han sido irreversiblemente cifrados en nuestras narices. Las copias de seguridad adecuadamente estructuradas son la única vía de salida.

¿Cómo podemos elegir las políticas de retención de datos que más se adapten a nuestras necesidades?

Primer paso, analizar los datos

Quizás los bits parezcan todos iguales, pero los datos, basados en los mismos, no lo son. Analizad los documentos que necesitan una copia de seguridad y divididlos en 3 categorías en función de la frecuencia de actualización.

Un ejemplo podrían ser los datos actualizados mensualmente, los datos actualizados semanalmente y los datos actualizados diariamente.

Volved a dividir estos documentos en otras 3 categorías, por orden ascendente de importancia o de nivel crítico: por ejemplo importancia baja, media y alta.

En este punto, cread una matriz como la siguiente:

matrice importanza - cadenza aggiornamenti

Configurad la copia de seguridad

El segundo paso es bastante intuitivo. Cread y programad la copia de seguridad aplicando la política de retención de datos más estricta para los datos de importancia alta y otra más relajada para los demás.

La programación de las copias de seguridad debe ser coherente con la frecuencia de actualización de los datos protegidos.

¡Y no olvidéis examinar de forma periódica el estado de las copias de seguridad!

Share: Facebook Twitter Linkedin

Comments